Seis datos científicos sobre el Jet Lag y como librarte de sus efectos

Consejos

  • 7 meses
  • jleo

Seis datos científicos sobre el Jet Lag y como librarte de sus efectos

El Jet Lag es una de las molestias más temidas a la hora de viajar. Puede arruinarnos el primer día de vacaciones, o dejarnos hechos polvo al volver a casa. ¿Cómo se produce el Jet Lag? ¿Por qué unas veces nos afecta más y otras menos? y, lo más importante, ¿se puede evitar?

El jet lag, también conocido como síndrome del cambio rápido de zona horaria, síndrome transoceánico, descompensación horaria, disritmia circadiana o síndrome de los husos horarios, es un desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar a largas distancias, a través de varias regiones horarias.

Entre los posibles síntomas provocados por el jet lag se encuentran:

1. Fatiga, cansancio general que es el más común de los síntomas; la persona se confunde menos si se viaja hacia el oeste porque un viaje hacia el oeste prolonga la experiencia del reloj corporal y distorsiona menos el ciclo día-noche. Sin embargo, si viajamos hacia el este supone viajar en el sentido opuesto al reloj corporal.

2. Problemas digestivos: vómitos y diarreas

3. Confusión en la toma de decisiones o al hablar

4. Falta de memoria

5. Irritabilidad

6. Apatía

¿Como evitarlo?

1.- Si es de día, intenta pasar la mayor parte del día en el exterior. La exposición al sol ayudará a tu mente a habituarse a la nueva zona horaria. Mantente activo y evita pasarte horas dentro del hotel delante del televisor. Si necesitas descansar que no sean más de 30 minutos de siesta. Dormir más de la cuenta, solamente agravará los efectos del Jet Lag.

 

2.- Si estás de viaje de negocios, es obvio que no habrá mucho tiempo para la diversión. Pero cualquier actividad puede ayudar, sobre todo si lo haces bajo el sol. Si no puedes salir, abre las ventanas y deja que entre la luz y haz un poco de ejercicio en la habitación.

 

3.- Intenta comer ligero y a las horas adecuadas a la zona horaria. Y es que no solamente tenemos que habituarnos a las horas de sueño, sino también a las horas de comer. Las comidas pesadas harán que resulte más complicado adaptarse y empezaremos a sentir síntomas de estreñimiento o diarrea, lo cual no es nada agradable durante unas vacaciones.

 

4.- Haz ejercicio por la mañana. Mantenerte activo te ayudará a dormir mejor, ya que estarás más cansado y hará que te sientas más despejado por la mañana ya que tu sangre fluirá mejor.

 

5.- Toma un desayuno rico en proteínas la mañana que llegues. Las proteínas harán que tu mente esté más activa y es lo que más te conviene si te espera un día largo.

 

6.- Habla con tu médico y pregúntale si puedes tomar melatonina. La melatonina es una hormona que nuestro organismo produce de forma natural para dormir. Pero si tienes dificultades para conciliar el sueño, puede ayudarte a adaptar tu reloj interno. Eso sí, debes tomarla media hora antes de ir a la cama para que surta efecto. Tómala 4 días seguidos al llegar a tu destino.

Como es evidente todos estos pasos, deberán hacerse del mismo modo cuando vuelvas a tu vida normal. Si los sigues, te resultará mucho más fácil evitar el Jet Lag y además de poder disfrutar de tu viaje sin estar constantemente agotado, te costará mucho menos volver a tu rutina diaria a tu regreso.

Fuente: www.spparking.es

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!




Compartir en: