¿Te encanta ser el Centro de Atención? Estas son las señales que te indicarán que si lo eres

Gente

  • 6 meses
  • jleo

¿Te encanta ser el Centro de Atención? Estas son las señales que te indicarán que si lo eres

La gran finalidad de una persona histriónica es no pasar inadvertida, causar sensación allá por donde vaya. Depende en exceso de experimentar la vivencia de ser importante, pareciendo entonces que pueda tener una sólida autoestima, aunque esto no es así en tanto necesita reafirmarla con sus demandas constantes de atención. ¿Conoces a alguien así? o ¿Crees que tu eres asi?

Aquí 18 señales de que te fascina ser el centro de atención.

1. Te duele que la gente no se acuerde de tu cumpleaños

Porque eres así como de: “¿cómo pudieron tener en mente otra cosa que no fuera celebrar este día TAN importante?”. Incluso si es el compañero de trabajo al que tú jamás saludas, si él olvida tu cumpleaños, te lo tomarás muy personal y le dejarás de hablar por unos meses.

2. Te importa salir bien en las fotos

Es decir, si te toman una foto en la que tú te ves increíble pero los demás se ven mal, a ti te da lo mismo, de igual manera la subes.

3. Odias que la gente no se fije en ti

Por ejemplo, te pone de malas que no noten tu nuevo corte de cabello, tus zapatos nuevos o que por fin bajaste esos dos kilitos de más.

4. Te stalkeas a ti misma

Te la vives imaginando qué se sentirá ser “ellos” (la pobre gente miserable que no es tú), y te acosas a ti misma solo para reafirmar que sí, eres genial, y no culpas para nada a los haters que intentan ser como tú.

5. Haces bromas pero no soportas que te las hagan a ti

Es decir, eres de humor pesado con tus amigos, pero que no se atrevan a hacer una broma sobre ti porque abrirán las puertas del infierno y no será nada agradable.

6. Te la vives tomándote fotos

Y de inmediato las subes a tus redes, porque “tu público” está obsesionado contigo, así que debes darles material para que admiren tu grandeza.

7. Tu Instagram está lleno de selfies 

Hay demasiadas cosas interesantes en este mundo: paisajes, animalitos, lugares, arte, el cumpleaños de tu abuelita, pero no, nada será más hermoso que tu bello y bien perfilado rostro.

8. Las personas que te gustan siempre se parecen a ti

Inconscientemente necesitas de alguien igual a ti; desde el físico hasta la actitud, solo sabes fijarte en esas cosas bellas que te recuerdan a tu persona favorita: tú misma.

9. Tu eres tu comediante favorito

Te ríes sola de tus chistes, y relees tus propios tuits porque piensas que de verdad eres la persona más divertida que conoces.

10. Necesitas mirarte cada vez que pasas al lado de un espejo

Has llegado a la conclusión de que hasta cuando no lo intentas, te ves hermosa y perfecta. *emoji de manitas pintándose las uñas*

11. Amas ser el centro de atención

Nadie se viste, baila, platica, canta, ríe o convive mejor que tú; así que ¿para qué negarlo? Eres perfecta en lo que haces: ser tú misma. ¿Por qué no hacerlo con toda una profesional? Al diablo los demás.

12. ¿Tu peor pesadilla? Que alguien compre el mismo vestido que tú

“OH, POR DIOS… ¡CÓMO TE ATREVISTE A HACER ESO!”.

13. Tu fondo de pantalla es una foto tuya

Cuando no andas muy de humor, solo dejas una foto tuya con tu perro, pero en general, siempre deben ser tus selfies donde sales increíble.

14. Soportas todo, menos trabajar en equipo

El hecho de tener que “considerar” la opinión de los demás te pone triste, pues sabes que tu mejor equipo eres tú misma. No necesitas un lastre de más de dos personas que te propongan ideas inútiles.

15. Eres buena manipulando gente

Por ejemplo, sí quieres ser el centro de atención en una plática sabes justo qué preguntas hacer, solo para que te pregunten lo mismo y, ahora así, hacer la conversación mucho más interesante: sobre ti.

16. Las video llamadas son lo tuyo

Eso sí, no puedes comenzar sin antes una buena rutina de maquillaje, solo para verte espectacular, como de costumbre; buscas la luz adecuada, arreglas tu fondo y una vez comenzada la videollamada, no puedes evitar estar viéndote TODO el tiempo.

17. Aceptas a cualquier desconocido en tus redes

No importan “sus intenciones”, para ti cada seguidor es un prospecto de creador de likes; mientras ellos disfrutan de tu existencia, tu te enriqueces, es un ganar-ganar.

18. Te encanta dar consejos que nadie te pidió

Sobre todo ese tipo de consejos que solo elevan tu ego y te hacen pensar que eres mejor que los demás por no equivocarte en esos errores que apenas hace poco dejaste de cometer.

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!




Compartir en: