10 Cosas terribles que les pasa a todas las mujeres

Mujer

  • 6 meses
  • jleo

10 Cosas terribles que les pasa a todas las mujeres

Inoportuna como siempre, así es la menstruación. No importa cuánto te habló tu mamá sobre esa primera llegada, siempre fue en el momento menos indicado. Y ni qué decir de cuando eres de esas chicas con periodo irregular: sorpresas tooodo el tiempo.

En EnterateAhora se redacta la historia de 10 mujeres que han pasado cosas bochornosas debido a la menstruación ¿Te identificas con alguna de estas?

1. Esto no es lo que parece.

“La fiesta de graduación de primer año fue la primera y la última vez que he usado un tampón -bueno, lo intenté. Mi periodo llegó y mi mejor amiga me ofreció un tampón. No sabía cómo usarlo, así que ella intentó ponerlo allí por mí, en el baño de chicas”.

2. La típica mancha en el pantalón blanco

“Estaba bautizándome en la iglesia y me había vestido de blanco completamente, estaba en mi camino al baño para cambiarme la ropa mojada y mi amigo me dijo que mis pantalones estaban llenos de sangre… No tenía ni idea. Era mi primer período, y mucha gente me vio”.

3. En la piscina

“Trabajo como instructora de natación en una piscina local. Un día, terminé de enseñar dos lecciones y estaba hablando con un compañero de trabajo cuando me di cuenta de que no sólo había sangrado a través de mi tampón, sino que también había sangrado en toda la oficina de instructores. Mi jefe tuvo que rociar con la manguera toda la habitación mientras yo me enjuagaba en la ducha”.

4. En la escuela

“Un día durante la clase sentí que mi toalla higiénica se desbordaba de sangre, traté de sentir si la sangre se había filtrado a través de mis jeans y así fue. Tuve que hacer el compromiso de lealtad, así que me até un abrigo al rededor de la cintura. Cuando me puse de pie, miré hacia abajo y había algo de sangre en la silla. Hice lo que cualquier chica de 13 años (y con pánico) haría, la dejé así y me fui a casa. A la siguiente clase de inglés me aseguré de cambiar la silla porque estoy segura de que los conserjes no la limpiaron. Me siento tan mal por quien tuvo que sentarse en mi silla durante el resto del año”.

5. La que iba dejando sillas rojas por todas partes

“Cuando estaba en sexto grado, estaba sentada en clase y noté que mi silla estaba naranja después de que me levanté. Mis amigos y yo sólo pensamos que era pintura o algo así. Pues fuimos a un aula diferente y me senté en otra silla y cuando me levanté también estaba naranja. Todos empezamos a reír porque era una extraña coincidencia. Bromeando pregunté si había algo en mis pantalones y al darme la vuelta la clase entera vio y comenzó a señalar y a reírse. Mis jeans estaban completamente rojos con mi primer período”.

6. En el podio

“Soy ecuestre y exhibo caballos en competencia. En un show, sentí algo húmedo cuando era mi hora de entrar al rodeo, pero no pude parar a mirar. Tuve que controlar mi caballo de 1.200 libras. Había sangrado completamente a través de mi disfraz con pantalones claros de $ 400 dólares. Mi instructor de montar lo notó cuando tomé mi pase de la victoria con la cinta azul. Tuve suerte de no haber manchado la silla de cuero de $ 5.000 dólares”.

7. “De niña a mujer”

“Estaba en la casa de mis abuelos con toda mi familia cuando tuve mi primera menstruación, no tenía toallas ni tampones, así que le pregunté a mi abuela qué podía hacer. Ella estaba muy feliz y empezó a llorar. Yo sólo usé un papel higiénico, ya que ella tampoco tenía nada. Salí del baño y todos los miembros de mi familia sonreían y me abrazaban. Aparentemente, mi abuela les dijo a todos que ya tenía mi período. Me dijeron cosas como: ‘¡Estoy tan orgullosa de ti!’, ‘¡Has alcanzado un hito increíble!’, ¡Fue horrible!”.

8. Con el novio

“Estaba en la biblioteca con mi nuevo novio en nuestra segunda o tercera cita. Me senté en una mesa para leer una revista y sentí este calor debajo de mí. Le susurré a mi novio que me tenía que ir a casa de inmediato. Mientras me levantaba me di cuenta de que esa sangre había empapado mis pantalones casi hasta las rodillas. Salí con cuidado de la biblioteca, absolutamente mortificada. Tuve que preguntarle si podía prestarme su chaqueta para ponérmela al rededor de la cintura”.

9. Niégalo tres veces

“Tuve mi primer período a la edad de nueve años. Para mi segundo período estaba muy desprevenida. Estaba en la escuela y me levanté de mi silla y mi mejor amiga me dijo que tenía una mancha de sangre en la parte trasera de mis jeans. Me quedé mortificada miré la silla y me di cuenta de que también estaba un poco sucia. Un chico preguntó por la silla y le dije que era una mancha de ketchup Fue la primera cosa que me vino a la mente. Afortunadamente, él era desorientado”.

-Jennifer, 21 años.-

10. ¡Mamás!

“A los 13, me desperté para encontrar algo de sangre en mi ropa interior, así que tranquilamente me los quité y me metí en la ducha. Mi mamá se estaba preparando en el baño al mismo tiempo, así que le pregunté si tenía una toalla. Con una emoción ridícula en su voz, ella dijo: ¡¿Necesita una?’, en seguida comenzó a abrir la cortina de la ducha para tratar de mirarme. Yo le grité, ‘¡MAMÁ!’. Y agarré la cortina para cerrarla”.

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!




Compartir en: