Esta es la razón del porqué Los Domingos nos generan tanta angustia

Pensamientos

  • 4 meses
  • jleo

Esta es la razón del porqué Los Domingos nos generan tanta angustia

Los domingos, sin duda alguna, son un día marcado en la semana para muchas personas. Un día destinado a ser temido por muchos por las emociones que genera. En cambio para otros, el último día de la semana, es un día para recargar las pilas que se han desgastado.

Normalmente nos encontramos con muchas personas que viven con angustia este día. Un día que nos sumerge con su nostalgia y con su verdad. De alguna manera es como si el domingo nos diera una invisible bofetada de realidad. “Aquí estoy yo, aquí está tu libertad, aquí estás tú y tu existencia”. El final de un ciclo, la semana.

Es como si nos mostrara todo aquello en lo que evitamos pensar. Como si abriera ese cajón que con tanto esmero nos esforzamos en mantener cerrado durante toda la semana. Pero, casi como por arte de magia, siempre tiene una cita con los domingos. Una cita en la que éste cajón se abre y destapa parte de aquello que no queremos sentir.

Por otro lado, el domingo es un día paradójico porque muchas veces en él sentimos un cansancio enorme. Nos preguntamos cómo demonios vamos a empezar una nueva semana con esa sensación, a la que en nuestra mente solo imaginamos crecer. Sin embargo, pensemos que el cansancio del domingo normalmente se produce porque en los fines de semana alteramos nuestras costumbres y por lo tanto el cuerpo se encuentra un poco “descolocado”, en muchos casos por descansar demasiado o porque la bajada de tensión con respecto a la semana ha sido muy fuerte.

Normalmente nos encontramos con muchas personas que viven con angustia este día. Un día que nos sumerge con su nostalgia y con su verdad. De alguna manera es como si el domingo nos diera una invisible bofetada de realidad. “Aquí estoy yo, aquí está tu libertad, aquí estás tú y tu existencia”. El final de un ciclo, la semana.

Es como si nos mostrara todo aquello en lo que evitamos pensar. Como si abriera ese cajón que con tanto esmero nos esforzamos en mantener cerrado durante toda la semana. Pero, casi como por arte de magia, siempre tiene una cita con los domingos. Una cita en la que éste cajón se abre y destapa parte de aquello que no queremos sentir.

Por otro lado, el domingo es un día paradójico porque muchas veces en él sentimos un cansancio enorme. Nos preguntamos cómo demonios vamos a empezar una nueva semana con esa sensación, a la que en nuestra mente solo imaginamos crecer. Sin embargo, pensemos que el cansancio del domingo normalmente se produce porque en los fines de semana alteramos nuestras costumbres y por lo tanto el cuerpo se encuentra un poco “descolocado”, en muchos casos por descansar demasiado o porque la bajada de tensión con respecto a la semana ha sido muy fuerte.

Al mismo tiempo, es importante atender a nuestra naturaleza como seres humanos. Para así poder entender todas estas reacciones naturales que nos emergen de manera abrupta y/o repetitiva. Escuchar, no negar, y acoger nuestra angustia la hará más llevadera y, seguramente, más fértil.

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!




Compartir en: