¿Parejas Abiertas? La tendencia que está de Moda en las Relaciones

Consejos

  • 2 semanas
  • jleo

¿Parejas Abiertas? La tendencia que está de Moda en las Relaciones

Las parejas abiertas son relaciones estables que aceptan la práctica de tener otras parejas sexuales. ¿Serías uno de ellos?

Como es aceptado por ambos miembros de la pareja, la infidelidad no existe. Se trata de anteponer el amor sólido y dejar librada al gusto y el deseo la sexualidad.

Ahora bien, ¿cómo conjugar ambas cosas? ¿Qué pasa con el compromiso afectivo? ¿Realmente estamos preparados para entregar el corazón y repartir la sexualidad?

Todo parece haber nacido con la idea de los años sesenta del amor libre. En aquel momento, el amor libre era cosa de hippies y parecía que no sobreviviría ni podría adaptarse a la sociedad, mucho menos a la línea conservadora de la oposición a este concepto.

La idea tradicional del matrimonio y la lealtad para siempre se da de narices con esta práctica que floreció al ritmo del flower power sin tener nunca un lugar asentado en la sociedad.Era práctica de gays, lesbianas y personas disidentes de la sociedad tradicional y patriarcal.

Sin embargo, en el siglo XXI, la diversidad sexual está a la orden del día y las relaciones ya no son solo heterosexuales y homosexuales. En el espectro del amor están ubicadas también las relaciones poliamorosas, pansexuales, bisexuales, multisexuales, asexuales, heteroflexibles, swingers, y las “relaciones abiertas”.

Dos personas se comprometían afectivamente pero dejaban libre el permiso de cada uno para tener relaciones sexuales con personas fuera de la pareja,  siempre y cuando se fuera honesto al respecto.

Es decir, se dejara al otro saber si había otra relación sexual, con quién y cuándo. La honestidad al respecto es fundamental en este tipo de relaciones.

Las parejas abiertas no son relaciones poliamorosas, donde cabe el amor entre varias personas, ni tampoco son swingers, relaciones en las que se tiene sexo con otras personas pero con la pareja participando activamente o como testigo del acto.

 

Fuente: Veronique de Miguel/Vida y Salud

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!



Compartir en: