Viajar te hace más feliz que cualquier riqueza material

Consejos

  • 9 meses
  • jleo

Viajar te hace más feliz que cualquier riqueza material

¿Porque cada nueva compra nos hace sentir un poco más felices? Lastimosamente, en pocos días, esa satisfacción desaparece sin dejar rastros.

Resulta que el mayor impedimento para nuestra felicidad es la adaptación. Tan pronto como algo que compramos se vuelve ordinario y poco emocionante, el nivel de satisfacción de vida cae, y estamos forzados a buscar la próxima compra.

Cuando compramos un objeto ya sea celular, zapatos, ropa, etc. la satisfacción dura sólo unos pocos minutos. En cambio, viajar es un proceso de felicidad que empieza cuando lo pensamos y sigue dándonos placer y alegría durante la planificación, mientras lo vivimos y también cuando lo recordamos al regresar a casa. 

Una investigación llevada a cabo en Cornell University ha encontrado la manera de romper ese vicio. El profesor de psicología Thomas Gilovich ha demostrado que experimentamos el mismo incremento en felicidad cuando compramos algo que queremos y cuando viajamos.

Pero la cantidad de felicidad que se deriva de nuestras compras decae con el tiempo, mientras que las memorias de nuestra experiencia de viaje continúa dotándonos de hormonas de la felicidad por mucho más tiempo. He aqui la cosa importante.

Cuando viajas dejas de estar en casa y te sientes ¡más vivo que nunca! Ver y hacer cosas por primera vez despierta tu niño interior y vuelves a experimentar con una fuerza arrolladora cosas como: cosquilleo, alegría, curiosidad, sorpresa, intriga, emoción… y la lista es larga.

Durante un viaje catas nuevos platos gastronómicos, descubres nuevos paisajes naturales y urbanos, aprendes sobre otras culturas, escuchas nuevas lenguas y te dejas cautivar por todas las cosas novedosas que estás experiementando. Viajar es aprender a moverte en un nuevo entorno y te ayuda a disfrutar del presente con los 5 sentidos.

Estarás más propenso a estrechar nuevos lazos sociales y recuperarás tu habilidad para ser social y compartir una buena charla con otras personas y enriquecerte de ese intercambio.

Varios estudios entre ellos el realizado por la Universidad de Rochester, demuestran las importantes repercusiones que tiene para nuestra salud física y mental el estar en contacto con la naturaleza. No sólo reduce el estrés y nos hace sentir vivos, además nos da una mayor sensación de bienestar general, sobre todo si vivimos en una gran ciudad con pocos parques y plazas.

 

Invierte el dinero en experiencias en vez de en cosas materiales nos hace mucho más felices y por mucho más tiempo.

 

 Si te gustó comparte con tus amigos!

 

¿Te ha gustado lo que has leido?

Si es así y quieres leer más de este tipo de contenidos, compártelo con tus amigos y dale me gusta en nuestra página de Facebook, Twitter e Instagram y también contamos con Pinterest!




Compartir en: